miércoles, septiembre 06, 2017

Vestido de charro

Historias perras

Recuerdos y cenizas
Por Rodolfo Herrera Charolet

El 11 de diciembre sería un día especial para David y Esperanza ya que se casarían; pero un trágico accidente terminó con la ilusión.

Esperanza expresó el dolor que sufrió por la irreparable pérdida de David y decidió hacer un homenaje al hombre que tanto amó, así que sosteniendo las cenizas de su amado y vestida de novia las llevó al lugar de su primer encuentro en donde fueron esparcidas a los cuatro vientos. Un lugar en el cerro Zapotecas, en donde se pierden los caminos entre árboles y pequeñas barrancas. Hacia el poniente el coloso del Anáhuac humeante eterno junto a la mujer de faldas blancas. Al oriente el valle de la ciudad milenaria y su Tlachihualtepetl coronado por el templo cristiano.

David quiso sorprender a Esperanza, así que contrató los servicios de un caballo y llegar a la iglesia vestido de charro. Pero el destino hizo una jugada ingrata, el caballo que desconocía a su jinete se opuso a participar en el festejo y de un relincho tiró de cabeza a quien lo montaba.

El golpe en la cabeza mató a David en el instante, terminando así la vida del novio apasionado, que sorprendió a la novia… con su muerte.


Esperanza vivirá sin volver a ver la cara de su amado y aunque terminó en cenizas, en su vientre crece el fruto de su amor que juraron eterno. Un niño que crecerá sin su padre, pero que prometió llenar con recuerdos.

No hay comentarios.: