lunes, agosto 28, 2017

Martha Erika ni pela ni fuma a Lorenzini

Fauna Política

Lorenzini mal y de malas
Rodolfo Herrera Charolet

Tras anticipar su virtual derrota y retiro de registro para contender por la coordinación municipal de San Pedro Cholula, el exdiputado panista Julio Lorenzini Rangel pidió audiencia con la Secretaría General del PAN en el Estado, Martha Erika Alonso Hidalgo de Moreno Valle, dicen los enterados que tras conocerse la publicación en la que se comenta su traición, la esposa del ex gobernador Rafael Moreno Valle Rosas no lo recibió.

Algo no encaja en la conspiración Morenovallista para apoderarse de la estructura del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en Puebla y es precisamente el papel que juega o jugó Julio Lorenzini, en virtud de que en poco menos de cinco años logró ser diputado local, diputado federal y Secretario de Desarrollo Rural durante la administración de Rafael Moreno Valle Rosas, sin ocupar cargo alguno en la administración de Tony Gali. Por si acaso logró colocar como regidor a su hermano Cesar dentro de la administración de José Juan Espinosa Torres en San Pedro Cholula. Después de esto… nada.
Todo indica que Lorenzini no forma parte de la estructura directa del ex gobernador y en los hechos parece ser que forma de la estructura operativa de Fernando Manzanilla Prieto. Así que el verdadero artífice de su carrera meteórica, ascenso y descenso está ligado a la suerte del cuñado “incómodo” que jura y perjura que existe rompimiento con el morenovallismo, aunque muchos lo ven como infiltrado.
Primera hipótesis:
Lorenzini es un integrante del grupo del cuñado incómodo, por lo tanto, forma equipo con el José Juan (Así le dicen), los tres identificados con el morenovallilsmo como infiltrados. Que al no lograr el control hacia el interior de Morena, salvo uno que fue electo coordinador y se reportó al igual que el JJ en una oficina de Polanco, CDMEX, no resultan útiles para el morenovallismo. Si en campaña hicieran acciones de brazos caídos con una estrategia de entorpecer actividades proselitistas y en su momento operar una estructura electoral en favor del PAN, serían identificables y sustituidos, excluidos, segregados, con un alto costo político por la pretendida infiltración. Otorgarle a cualquiera de ellos una posición dentro de los candidatos del PAN a la gubernatura, resulta un escenario poco posible, inviable, atrevido. Manzanilla, Espinosa y Lorenzini se estaban jugando el todo por el todo dentro de Morena, fueran o no infiltrados. Al no lograrlo se quedan fuera.
Segunda hipótesis:
Lorenzini tras su salida como Secretario de Desarrollo Económico, cargo que ocupó muy poco tiempo y regresó a concluir su mandato como diputado federal, obedece al rompimiento real o estratégico de Fernando Manzanilla Prieto con su cuñado, en ese momento aún Gobernador del Estado y que en San Pedro Cholula el gobierno encabezado por el JJ le entregó 5 millones de pesos, para documentar un programa alimentario, con el aval de la Secretaría de Desarrollo Rural. Lo que falta saber es, si ese recurso público ya fue o no aprobado por la Auditoría Superior del Estado (ASE) dependiente del H. Congreso del Estado., de no ser aprobado, la actuación de Manzanilla si obedece a un rompimiento real y no es simulado. Así que la pretensión de Lorenzini de ser candidato por el PAN nuevamente, está más que en chino y no sería una carta idónea para doña Martha Erika. Fortaleciéndose la hipótesis que tanto Lorenzini y el JJ forman parte del equipo local capitaneado por Manzanilla. Algo así como un escuadrón suicida o de misión imposible, en donde el fracaso lo apechuga, sin relación alguna con el morenovallismo, cuyos mandos altos negarán en todo momento y no se hacen responsables de las consecuencias.
Tercera hipótesis:
Lorenzini se manda sólo y no tiene influencia en la nomenclatura del PAN cholulteca, de tal suerte que su opción de participación está basada en la “palanca” o una recomendación de peso político superior a la estructura que le garantiza votos a doña Martha Erika. El problema para el ex legislador panista, la traición pesa más en el ánimo de los blanquiazules cholultecas, quien en su rencor se alía primero con el diablo que con el aspirante, con riesgo de perder la fuerza electoral que aún poseen. En este escenario la candidata al gobierno del Estado no pondrá en riesgo su candidatura en uno de los bastiones más importantes de la entidad. Los Cholulas. Lorenzini no está en el ánimo y es desechable.
Cuarta hipótesis:
Todas las anteriores son nulas.
Creo que el grave error de los tres compadres, Manzanilla, Espinosa y Lorenzini fue el creer que sería fácil cooptar a los consejeros estatales de Morena, aunque hay que decirlo, se les colaron algunos, que poco a poco se irán identificando, total, por ahora son ternas y faltan otros dos que serán propuestas del CEN Nacional, en donde el ojo que lo ve todo, realizará un profundo escrutinio para identificar quien sea el verdadero amo del perro.
¿O no lo cree usted?

P.D. Por ahora respira tranquilo consejero, dirigente y coordinador. La confianza depositada cuando es traicionada, no merece perdón. Tan pronto caiga el pájaro de la prueba, tu cabeza rodará y la enviarán a la oficina de Polanco para que adorne el salón principal o el platillo suculento, porque se dice que el traidor de marras se parece más una marca restaurantera que un operador político.

No hay comentarios.: