domingo, julio 23, 2017

Droga en el CERESO de Cholula

En grabadoras descompuestas meten droga al Cereso de Cholula

SEGURIDAD   /    e-consulta |  Domingo, Julio 23, 2017
El tráfico de drogas al interior del Cereso de Cholula ha encontrado una nueva forma de ingresar estupefacientes al penal, pues con ayuda de un jefe de grupo, tramitan vales para reparar las grabadoras de los talleres a las que, una vez afuera, se les introduce droga que puede entrar por la puerta grande.


Fuentes al interior del Cereso que pidieron la gracia del anonimato, dieron a conocer esta nueva forma de operar el narcomenudeo en la prisión, orquestada principalmente por el jefe del segundo grupo, Gregorio Flores Cervantes, que es quien se encarga de tramitar los vales de reparación que son aprobados por las autoridades penitenciarias.

Según explicaron, el 95 por ciento de los vales para reparación de equipo electrónico, en este caso grabadoras, es solicitado por el jefe de grupo Flores Cervantes, quien omite los pasos de revisión obligatoria para demostrar el desperfecto.

Una vez con el vale, es apoyado por el guardia custodio de nombre Rubén, alias “El Cara de Papa”, quien se encarga de entregar la grabadora a un supuesto “taller autorizado” que no solo pertenece a uno de sus familiares, sino que además logra composturas exprés pues el equipo es devuelto a las pocas horas.

Para su ingreso, nuevamente se omite el llenado de un formulario dónde se debe de especificar en qué constó la reparación, si hubo cambios de piezas y además, se debe de abrir para revisar que no vaya nada oculto, acción que no se realiza con las grabadoras.

Una vez adentro, se abren los aparatos que aseguran, nunca estuvieron descompuestas o en su caso, no fueron reparadas, y sacan la droga que viene correctamente empaquetada para poder ser introducida.

Los estupefacientes que ingresan, principalmente mariguana y heroína en piedra, son entregados personalmente a las celdas de los internos que se encargan de comercializarla entre la población penitenciaria.

Aunque las fuentes consultadas desconocen si los mandos de primer nivel tienen conocimiento de esta acción, aseguran que es contradictorio al estricto procedimiento que deben de tener los familiares de los internos para ingresar a verlos, con los débiles controles que existen para ingresar la droga. 

No hay comentarios.: