viernes, marzo 17, 2017

Nancy contradice al José Juan

24 _Horas Puebla - Por Mario Galeana / Osvaldo Valencia


El alcalde José Juan Espinosa y su esposa, Nancy de la Sierra, poseen versiones distintas sobre la forma en que la ex delegada de Prospera en Puebla adquirió una casa valuada en 6.5 millones de pesos del fraccionamiento residencial El Cristo.

Una serie de contratos de compraventa, donaciones y declaraciones patrimoniales inconsistentes han creado un embrollo sobre esta propiedad ubicada en Atlixco, donde el matrimonio también posee un polígono de casi cuatro hectáreas en el que se encuentran un hotel, un jardín de fiestas, un desarrollo ejidal y un colegio.

En su declaración patrimonial, el presidente de San Pedro Cholula asegura que la casa habitación le fue donada a su esposa en 2005.


Sin embargo, ayer, en entrevista, la ex candidata priista a diputada federal por el distrito de Teziutlán dijo que ésta le fue cedida en 2004.

Aunque ambos coinciden en que el inmueble fue un regalo, ninguno pudo desmentir la existencia de un contrato de compraventa firmado en 2008, entre la priista y su hermana, donde se establece que la primera pagó en total 520 mil pesos por la propiedad.

La ex delegada federal de Prospera declaró a 24 Horas Puebla que en 2007 compró un predio a su hermana, que se ubica en el mismo fraccionamiento donde, tres años antes, su madre le donó un terreno.

“Se lo compré a mi hermana. Lo que pasa es que no saben distinguir entre Lilia de la Sierra y Lilia Arámburo, que es mi mamá, quien también me donó en 2004 un terreno en ese mismo lugar. El segundo terreno lo compré yo y se lo compré a mi hermana”, declaró.

José Juan Espinosa Torres aseveró a los medios de comunicación el 25 de marzo de 2015 que “la casa habitación de 380 metros cuadrados de construcción, en 695 metros cuadrados de terreno en Atlixco, pertenece a su esposa, y es producto de una donación familiar en 2005”, como consignó Diario Cambio aquel día.

Sin embargo, el 24 de junio de 2008 el notario Fabián Gerardo Lara Said dio fe de un contrato sostenido entre Lilia y Nancy de la Sierra Arámburo, donde se indica que la priista compró a su hermana un lote “con una superficie de 695 metros cuadrados” por una cantidad de 520 mil pesos.

Una copia de este contrato obra en una voluminosa investigación donde se apunta que, en complicidad con el titular de la Notaría Pública 19, Óscar de la Sierra Said –quien es familiar del padre de la ex delegada federal– , las hermanas de la Sierra Arámburo realizaron la compraventa como si fuera un lote baldío omitiendo que allí se construyó la lujosa residencia.

Nueve meses antes de la realización de ese convenio, siendo diputada local, la priista presentó una declaración donde indica que, por 600 mil pesos, compró el 10 de septiembre de 2007 una casa dentro del fraccionamiento El Cristo.

La ex candidata priista se negó a aclarar estas múltiples y contradictorias declaraciones patrimoniales, al argumentar que “de mi vida privada no hablo y de mis propiedades tampoco”.

“Nunca he sido requerida por ninguna autoridad y el día que así sea daré mis propias declaraciones”, remató.

No hay comentarios.: