viernes, marzo 17, 2017

José Juan como perro faldero

Sólo quiere estrechar la mano de Tony Gali [Crónica]
2017-03-17 24 HORAS PUEBLA | ÁNGEL FLORES/AGENCIA ES IMAGEN | Por Guadalupe Juárez

Y ahí estaba José Juan Espinosa Torres en las obras que critica. ¿Nervioso? entrelaza sus dedos y revisa su celular, baja la mirada, pasa las manos por su cabello una y otra vez. El Parque Metropolitano –junto al Museo Internacional Barroco– es el escenario de esta historia.


El JJ, enfundado en un chaleco color vino, analiza con la mirada cómo acercarse al gobernador José Antonio Gali Fayad.

No podía ser –al menos por hoy– ese hombre que arremete sin sustento contra gobiernos a los que antes apoyó o el que grita “¡ay, mi mano!” de forma exagerada, mientras graba un video que él mismo difundirá.

Tampoco es el funcionario público que pierde los estribos e insulta a periodistas como última defensa al no poder aclarar irregularidades. Mucho menos el presidente municipal intolerante ante escrutinio público.

No podía acercarse al gobernador del estado con los ojos desorbitados y explotar como el día que le cuestionaron sobre su fortuna oculta. Por eso cruza los brazos, frunce el ceño, vuelve a peinar su cabello con las manos, toma aire hasta llenar los pulmones y sacarlo con un soplido.

¿Son nervios? Parecen nervios. Su mirada busca la de quien será su interlocutor. Ahora su cabeza está concentrada en su celular. Luego en su cabello. Otra vez el soplido.

Es aquel personaje que busca ser el centro de atención, el que recorre estaciones radiofónicas y de televisión para acaparar minutos al aire.

El mismo que hoy llega tarde con gafas de sol al evento; pero él no llama la atención en lo absoluto. El reflector es para el hombre del cabello platinado que no quita la sonrisa de su rostro, al mismo a quien busca cómo abordarlo.

Ahí estaba José Juan junto a su homólogo de Palmar de Bravo, Pablo Morales, señalado de estar vinculado con el crimen organizado y proteger a bandas dedicadas al robo de hidrocarburo; el alcalde de San Pedro Cholula luce incómodo y distraído, alza su ceja derecha, analiza cómo acercarse al gobernador.

•••

Rosario Robles Berlanga, titular de la Sedatu, custodiada por Juan Carlos Lastiri, posa para las cámaras y un par de celulares.

Detrás de ella está el alcalde de San Pedro Cholula, sale en las fotos de la funcionaria federal; ella lo ignora, él pasa desapercibido para los asesores, admiradores y delegados federales que la acompañan.

El edil vuelve a fruncir el ceñomientras los medios de comunicación también lo dejan pasar y evitan entrevistarlo. “Ya aburre”, suelta uno de ellos.

El munícipe se aleja, sólo obtiene la atención de su personal de comunicación que cuida de él. El grupo de tres personas se pierde en el fondo del Museo Barroco. El chaleco color vino ahora es una mancha que desaparece, lo mismo que quien lo porta.

•••

Clic. Clic. Clic.

La estrategia para acercarse al mandatario resulta. Primero, toca el hombro de Diódoro Carrasco Altamirano. José Juan es la persona más sonriente. El secretario General de Gobierno le corresponde el saludo.

Clic. Clic. Clic.

“Gobernador, gobernador”, dice el alcalde de San Pedro Cholula quien, al ver cómo un grupo de reporteros gráficos se encuentra pendiente del encuentro, borra su sonrisa y cambia el entusiasmo por un ceño fruncido que no corresponde con su saludo ni el tono entusiasta de su voz, ahora conciliadora.

—¿Cómo está, gobernador?

—¡Cómo estás, alcalde! — le responde el hombre que dirige el estado, cargo que se aleja para quien ahora estrecha su mano.

Intercambian más palabras que ya no es posible escuchar por el bullicio del lugar.

Clic. Clic. Clic.

Gali Fayad le da una palmada en la espalda, vuelve a estrechar su mano, se despiden. El mandatario le roba los reflectores.

JJ camina lento, como si quisiera unirse a la algarabía del grupo en el poder. Sólo recibe más saludos.

El presidente de San Pedro Cholula, por hoy, no es aquel que pierde los estribos. No es el que explota y manotea. No es el que insulta.

Es el que busca estrechar una mano: la del gobernador del estado.

No hay comentarios.: