martes, octubre 18, 2016

Chaquetero en campaña

José Juan Espinosa recorre los municipios de Puebla, danza con chivos en los hombros, se da “baños de pueblo”, denuesta la inversión de Audi, lanza críticas al gobierno del estado… Todo lo presume y todo lo juzga en redes sociales como parte de su nueva faceta pejelover en chaleco color guinda-Morena.

El alcalde de San Pedro Cholula quiere aparentar ser un crítico consumado del sistema y eficaz operador de las finanzas públicas en aras de posicionarse de cara al proceso electoral de 2018.

Pero su apuesta a la desmemoria de los poblanos es arriesgada e irrespetuosa, pues para nadie es un secreto su “flexibilidad” política, y sus comentarios en las plataformas digitales lo hacen presa fácil de sus incongruencias.

En septiembre de 2012, hablando de Audi, el entonces diputado local por Movimiento Ciudadano (MC) le dedicó dos tuits a la planta de San José Chiapa.

El primero de ellos (día 5 del mes), el más revelador, pues reconoció que “la Instalación de Audi en Puebla es un gran logro para todos los poblanos (sic)”.

A los ocho días dio cuenta de una iniciativa que el gobernador del estado presentó y en la que advirtió beneficios para la armadora.

Hasta el año siguiente, en marzo de 2013, José Juan Espinosa quiso ser gracioso al responder un tuit de Pablo Rodríguez Regordosa, entonces titular de la Secotrade, quien anunció el desarrollo de una junta con directivos de Audi para revisar diversos temas. “¿Y el humito?”, preguntó el de MC para mofarse de un desafortunado comentario del funcionario días antes. Pero no aportó más.

Fue en octubre de este año, en tiempos pre-electorales, cuando dio un vuelco de 180 grados; intentó ponerse serio y a través de un video subido a Facebook mostró una supuesta indignación por la inversión de Audi, proyecto que –por cierto- ya está más que concretado. De risa.

imagen-jose-juan-2

Basta hacer unos filtros en Twitter para pintar en tono real al camaleónico José Juan Espinosa.

Porque por “el tuit muere el pez”.

Por ejemplo, en aquel septiembre de 2012, en calidad de secretario de la Comisión de Gobernación y en ausencia del presidente Juan Carlos Espina, avaló la iniciativa de reforma mejor conocida como “Ley Mondragón”.

Los panistas de ultraderecha, incluso, lo acusaron de hacer el juego a los morenovallistas. Y en redes sociales el hoy pejelover se tuvo que justificar.

Antes, en mayo de aquel año, la zalamería hacia el gobernador de Puebla era de antología.

El 5 de mayo, José Juan Espinosa le escribió al Ejecutivo: “@RafaGobernador Miles de Poblan@s disfrutan del desfile del 5 de Mayo debemos seguir trabajando ahora para combatir la pobreza y la corrupción” (sic).

En 2013 se pueden hallar mensajes de un corte similar; por ejemplo, el del 22 agosto, cuando reconoció el “excelente esfuerzo” del mandatario poblano y del gobierno federal sobre las jornadas de capacitación a presidentes electos.

Al año siguiente, el alcalde tuiteaba sobre los recursos del Ramo 33 que recibió de manos de Moreno Valle, la reunión de la Conago en la que resaltó al anfitrión –una vez más, el gobernador poblano-, e incluso en febrero agradeció sus palabras y asistencia en la toma de protesta.

Para 2015, José Juan Espinosa dio un giro y aspiró hacer de la ironía su bandera, con mensajes similares a “te felicito @RafaGobernador por replicar las políticas de @GobiernoCholula para el 2016 como el programa ‘Un Bien para tu Bebe’ entre otros” (sic).

Hoy en 2016, con chaleco y bandera lopezobradorista, oportunista como acostumbra, sus tuits son (y serán) un recurrente y patético recurso para la descalificación gratuita de la administración actual y seguramente de la que encabezará Tony Gali a partir de febrero próximo.

imagen-jose-juan-3

Hasta nuevo aviso y, sobre todo, hasta que los tiempos electorales le den línea.

No hay comentarios.: