martes, diciembre 08, 2015

Clausura del CERESO una conducta irresponsable y protagónica del Presidente

Como irresponsable y protagónica fue calificada la conducta del Presidente Municipal de San Pedro Cholula, José Juan Espinosa Torres, quien clausuró simbólicamente el Centro de Reinserción Social (CERESO) y que él tiene a su cargo, derivado de las cinco recomendaciones que ha realizado la Comisión de Derechos Humanos del estado de Puebla (CDH), en donde hay 672 internos de 170 que es la capacidad proyectada en su acondicionamiento y construcción.

El viernes pasado la CDH le exigió a la comuna, a través de la recomendación 19/2015, “despresurizar” el Centro de Reinserción Social (CERESO) debido a que se violaban los derechos de las mujeres y los hombres que purgan condena o esperan alguna en ese sitio. 

En su afán exhibicionista y protagónico este lunes José Juan Espinosa colocó pegotes con las leyendas: “Clausurado, porque desde 1985 está sobrepoblado”, “Clausurado por tener más de 400 por ciento de sobrepoblación” y  “Clausurado porque los derechos de los reos deben respetarse”.

La recomendación realizada por la CDH fue enviada exclusivamente al ayuntamiento quien tiene a su cargo la administración y recibe recursos públicos derivado de un convenio firmado en 2014 y que según el presidente municipal afirma que: “Mi gobierno es respetuoso de los derechos humanos y cueste lo que cueste vamos a cumplir con la reubicación de este CERESO, nosotros hemos puesto todo lo que está a nuestro alcance, a pesar de que la Constitución no obliga a los ayuntamientos a administrar estos centros de reinserción social”. De modo que pidió “por favor, de buenas y sonriente” al gobernador Rafael Moreno Valle (quien ni lo ve ni lo oye) que asuma la responsabilidad que le toca al gobierno del estado y se firmen los convenios que permitan cumplir con la recomendación y re ubicar el penal.

Dijo que el interés de su gobierno de resolver el problema está reflejado en la adquisición de un predio de dos hectáreas y la disposición de invertir 30 millones de pesos en una nueva cárcel en la junta auxiliar de San Francisco Coapa. Aún cuando no aclaró si dicho predio es de familiares o amigos.

El edil, emanado de las filas de Movimiento Ciudadano, refirió que su gobierno no puede esperar más para garantizar que no se violenten las condiciones mínimas que cualquier ciudadano merece ya que la situación ha rebasado la capacidad de la comuna y omitió comentar la razón por la cual, fue encontrado licor y drogas en el interior del CERESO bajo su administración.

Ante la bomba de tiempo que representa el hacinamiento de los presos provenientes de 13 municipios, las autoridades de San Pedro Cholula han informado por oficio a jueces y juzgados la imposibilidad de recibir a más procesados, sin embargo a la fecha les siguen enviando. Tampoco aclaró el importe de recursos públicos que recibe de los municipios que firmaron el convenio y que son descontados de sus participaciones estatales y entregadas al gobierno cholulteca.

El Cabildo de San Pedro ya había determinado entregar la operación y administración del penal, así como la donación del nuevo predio, sin embargo no recibieron respuesta positiva. Puesto que el convenio firmado por el presidente lo obliga por el resto de su periodo constitucional.

En aquella ocasión la administración estatal le contestó que no tenía recursos para destinarlos al rubro, no obstante, recientemente el gobierno morenovallista reveló que se construirá un nuevo penal de mediana seguridad en el municipio de Huaquechula, donde podrían ser trasladados dos mil 200 presos. A San Pedro Cholula le informaron que de los suyos ninguno será cambiado, según expuso Espinosa Torres.

Para el presidente cholulteca sus acciones protagónicas que no tienen respaldo del gobierno estatal son revanchismos y causas electorales y a la pregunta de si el presidente de la CDH actuó con trasfondo político en la emisión de la recomendación, el edil resolvió: “lo que se ve no se juzga, son tiempos en donde hay quienes se mueven en función a la coyuntura electoral que se avecina, pero mi gobierno es respetuoso de la ley, que va a acatar y va a dar cumplimiento a la ley”.

El penal de San Pedro Cholula fue construido en 1810 y fue creado originalmente para ser un Hospital. En 1981, tras ser acondicionado, inició funciones como centro de reclusión y atiende a la población penitenciaria de 13 municipios: San Pedro Cholula, San Andrés Calpan, Tlaltenango, San Miguel Xoxtla, Coronango, Cuautlancingo, Juan C. Bonilla, Ocoyucan, San Andrés Cholula, San Gregorio Atzompa, San Jerónimo Tecuanipan, San Nicolás de los Ranchos y Santa Isabel Cholula.

La recomendación de la CDH
Debido al hacinamiento en que se encuentran los 679 internos del Centro de Readaptación Social (CERESO) de San Pedro Cholula, el alcalde José Juan Espinosa Torres recibió una recomendación de la Comisión de Derechos Humanos del estado de Puebla (CDH) para dignificar sus condiciones en ese lugar.

El documento con el número 19/2015, destaca que está en “riesgo la satisfacción de necesidades mínimas básicas de estancia, como el espacio para dormir o para cubrir las necesidades fisiológicas”.

La recomendación señala que el edil debe instruir a que se tomen las medidas legales para la “despresurización” del CERESO y que debe acreditarlo ante la CDH.

Fue el 15 de mayo cuando el ayuntamiento de San Pedro Cholula anunció la entrega del penal regional al gobierno del estado de Puebla debido a su sobrepoblación. A pesar de que la decisión fue tomada por el cabildo, la transferencia no se concretó.

Las condiciones del CERESO

El 10 de abril de 2015, visitadores de la CDH se constituyeron en el CERESO de San Pedro Cholula para confirmar las condiciones en que viven los presos, a partir de la queja presentada por un interno y la propia petición que la directora hizo para que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) conociera las condiciones del inmueble.

Durante la investigación se comprobó que el edificio tiene capacidad para albergar a 147 personas, sin embargo al 8 de julio de 2015 había 679, lo que significa una sobrepoblación del 361 por ciento.

Lo anterior implica que en el área varonil existan entre 17 y 18 personas por celda cuando lo adecuado sería que 3 ocuparan el espacio.
El CERESO se encuentra dividido en 4 módulos –uno de ellos para el área femenina- que en total tienen 45 celdas que son insuficientes, reitera a lo largo de su recomendación la CDH.

Algunas de las celdas miden 3.33 centímetros de ancho por 2.06 centímetros de largo. Dentro existen planchas de 90 centímetros de ancho por 2.03 centímetros de largo para dormir.

El Centro de Reinserción Social fue construido en 1810 para ser originalmente un hospital, pero fue en 1981 cuando quedó inaugurado como presidio para los delincuentes de 13 municipios.

La recomendación


Luego de considerar que “la condición de internamiento pasa por su fase de gravedad”, la Comisión de Derechos Humanos del estado de Puebla consideró la siguiente recomendación para el presidente municipal de San Pedro Cholula, José Juan Espinosa Torres:

“Instruir a quien corresponda para que de manera inmediata, realice acciones legalmente procedentes para la despresurización en el Centro de Reinserción Social de San Pedro Cholula, Puebla; debiendo acreditar ante este organismo su debido cumplimiento.

“Ordenar a quien corresponda, se realicen las acciones necesarias a su alcance que conduzcan a dignificar la estancia de las personas privadas de su libertad en el Distrito Judicial de Cholula, Puebla, acordes a la capacidad instalada del Centro Penitenciario a que se refiere este documento; debiendo justificar ante esta Comisión, su cumplimiento”.

Además destaca que la recomendación tiene carácter de pública “y se emite con el propósito fundamental, tanto de hacer una declaración respecto de una conducta irregular cometida por servidores públicos en el ejercicio de las facultades que expresamente les confiere la ley…”

Le reviran al presidente inepto
"Tenemos nuestras propias responsabilidades", respondió el Secretario de Seguridad Pública Estatal (SSPE), Jesús Rodríguez Almeida, al llamado del edil de San Pedro Cholula, a que el gobierno estatal se haga cargo del penal en el municipio.

Este lunes el presidente municipal cholulteca, José Juan Espinosa Torres, clausuró de manera simbólica el penal del sitio y pidió al gobierno del estado que no envíe más presos, pues el recinto estaba diseñado para albergar a 170 personas y actualmente tiene 672.

La acción viene después de que la Comisión de Derechos Humanos (CDH) Puebla solicitó, en la recomendación 19/2015, “despresurizar” la cárcel cholulteca debido a que se violaban los derechos de las mujeres y los hombres internos.

Al respecto el funcionario estatal dijo que es respetuoso de la libertad de expresión, pero que la SSPE tiene sus propias responsabilidades.

La administración estatal trabaja –dijo-  en una prisión de mediana seguridad, para que los Centros de Readaptación Social (Ceresos) de los municipios no tengan problemas de hacinamiento y sobrepoblación, sólo se espera la asignación de recursos federales para iniciar con la construcción del recinto en Huaquechula.

"Nosotros somos muy respetuosos de la libertad de expresión y, bueno, la ley es muy clara (...) establece claramente que la nación, los estados y los municipios tienen que trabajar en el tema de seguridad pública (y), el de reinserción social no es la excepción", agregó.

Licor y drogas en el CERESO a cargo de Espinosa Torres

Aparatos electrónicos, bebidas embriagantes y droga fueron encontrados dentro de una bodega del Centro de Reinserción Social asentado en este municipio.

“Televisores, DVD, hornos de microondas, botellas de alcohol y sobre todo drogas” ..estaban “debidamente desempolvados y empaquetados” en un almacén cerrado, cuya llave solo tiene la directora del penal, María del Consuelo Reyes Rojas, reveló hoy el columnista policíaco del periódico Intolerancia, Alfonso Ponce de León.


En el texto titulado "El viejo truco para evitar decomisos en los Ceresos", publicado este día, el reportero -uno de los mejor informados de la fuente- indica que el descubrimiento se hizo el pasado 20 de noviembre durante un operativo realizado por la Dirección de Centros de Reinserción Social del gobierno estatal.

Informa además que la directora argumentó que se trataba de incautaciones hechas anteriormente; sin embargo, uno de los reclusos reveló que parte de esta mercancía era de su propiedad, y que había pagado 300 pesos para que se guardara en este lugar.

Al respecto, el columnista de Intolerancia, señala que la directora del Cereso “se quedó callada”.

En su columna “Porque Los Muertos Corren Rápido”, Alfonso Ponce de León escribe textualmente lo siguiente:

"El pasado 20 de noviembre, la Dirección de Centros de Reinserción Social del Estado realizó una revisión en el penal de Cholula.

‎Fueron revisadas celdas, dormitorios y todo, hasta ese momento parecía estar bien.

En el área de talleres, quienes realizaban la revisión, detectaron una bodega y solicitaron que fuera abierta, pero les dijeron que solamente la directora tenía las llaves.

Tras varios minutos de discusiones y de espera llegaron las famosas llaves y la bodega se abrió.

‎Menuda sorpresa se llevaron los "investigadores", pues hallaron televisores, DVD, hornos de microondas, botellas de alcohol y sobre todo drogas.

La directora se "sacó la espina" diciendo que ahí se almacenaba lo decomisado en otros operativos, pero resulta que estaban debidamente desempolvados y empaquetados.

Y la mentira se le vino abajo cuando no faltó el interno que dijo que parte de esa mercancía era de su propiedad y que para que "se la guardaran" le había pagado al subdirector de custodia 300 pesos por pieza.

La directora, de quien dicen es la dueña del negocio de "guardar" se quedó callada.

‎De hecho nadie dijo nada".


No hay comentarios.: