jueves, octubre 01, 2015

Ciudad de Bien y el gobierno del Mal

El pasado Lunes 26 de septiembre nos enteramos que el Gobierno Municipal de San Pedro Cholula decidió firmar un convenio de “seguridad preventiva” con la Secretaría de la Defensa Nacional para reforzar la prevención en las juntas auxiliares y en la cabecera municipal de San Pedro Cholula. Alguien no le ha informado al municipio que la llegada del ejército no simboliza paz y prevención del delito, al contrario, las fuerzas armadas se despliegan en territorios de conflicto y por lo regular existen más violaciones a los Derechos Humanos.

A lo largo de su periodo como Presidente Municipal, José Juan Espinoza ha sido fuertemente criticado por las acciones de sus agentes de seguridad pública que actúan en contra de los Derechos Humanos. Por mencionar algunos ejemplos, San Pedro Cholula fue en 2014 el municipio de Puebla con más denuncias sobre violaciones a los Derechos Humanos per cápita; el abuso de autoridad se fue agravando, llegando a su peor momento a principios de este año cuando el Director de la Policía Municipal asesinó a un muchacho de 17 años de un tiro en la cabeza. A estas agresiones contra los Derechos Humanos agregaremos la irrupción de la milicia mexicana, institución deslegitimada y cuestionada nacional e internacionalmente.

El Ejército Mexicano no se encuentra en un buen momento, organismos nacionales e internacionales han cuestionado sus acciones en contra de los Derechos Humanos y los mexicanos. Amnistía Internacional ha emitido recomendaciones sobre las desapariciones forzadas por parte del ejército; el Relator Especial en Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) emitió recomendaciones sobre casos de tortura y desaparición vinculados con el Ejército Mexicano; por otra parte, Human Right Watch a catalogado al Ejército Mexicano como una organización vinculada con el crimen organizado; la Corte Interamericana de Derechos Humanos se ha pronunciado en contra de la tortura y violación impartida por soldados mexicanos. Con todos estos antecedentes en los últimos años, muchos cholultecas dudamos que el Ejército pueda solucionar el problema de la delincuencia o prevención del delito.

El Edil José Juan Espinoza y su grupo de colaboradores no se han dado cuenta de que el Ejército en las calles no simboliza progreso o “bien” (el eslogan del municipio), al contrario. Desde que el ejército ha salido a las calles en 2007 como parte de la lucha contra el narco, el país se ha inundado de violencia por parte del crimen organizado y de las fuerzas armadas.

¿Qué consecuencias puede traer el tener al ejército en las calles? Los militares no aseguran el cumplimiento de la ley, tampoco están capacitados para preservar las garantías individuales, por lo tanto, tenerlos en Cholula puede desatar una horda de violencia en contra de la población civil y represión.

¿Acaso las autoridades municipales no son capaces de prevenir el delito en Cholula? Eso parece, sin embargo el ejército es la peor solución que le pueden dar a esta falta de instituciones de seguridad pública.

No queremos más abuso a los Derechos Humanos en San Pedro Cholula, no creemos que el ejército sea una institución excepcional, ni que vaya a solucionar problemas de inseguridad o respeto a los Derechos Humanos.

¿A quién se le ocurrió la maravillosa idea de desplegar al ejército en las calles de Cholula?..

Cualquier muerte o violación a los Derechos Humanos que causen los soldados es responsabilidad del Gobierno de San Pedro Cholula.

No hay comentarios.: