martes, septiembre 29, 2015

Saldo negativo la feria de Cholula

El presidente municipal de San Pedro Cholula, José Juan Espinosa Torres, sin duda pasará a la historia como el peor presidente que ha tenido en los últimos 50 años la milenaria ciudad, en donde su falta de sensibilidad política y nulo respeto a los acuerdos (honrar la palabra) son su práctica cotidiana. S según se desprende de las múltiples quejas que se han recibido el día de hoy en nuestra redacción (facebook) y que se irán publicado individualmente cada día. 

Ahora resulta que tras la famosa feria que se alargó por tres tortuosas semanas, en donde también fue invadido el centro histórico y prácticamente toda la ciudad cholulteca, a cambio de un dinero que no se sabe aún en donde quedó. Concesionado a un empresario amigo del presidente y que según se dice y afirma por fuentes cercanas a él, que pagó un sobreprecio por "afuera" (chisme por ahora) y en efectivo (cuestión que se duda por no aportar pruebas). Pero conociendo al alcalde y de su afán por la riqueza, no se dudaría que fuera cierto. Pero ese no es el problema, puesto que es un arreglo, en su caso, con el famoso empresario que no sabemos si le resultó el negocio, el de montar cantinas en todo lo ancho y largo de las calles cholultecas, que se atiborraron de borrachos y heces fecales.

Entre los damnificados podemos contar, ahora, a los propietarios de las famosas "carretas" que fueron compradas en 25 mil pesos a un proveedor de la anterior administración y cuyo permiso fue otorgado por dicha administración, pero que no respetó el flamante alcalde cholulteca, que a mayores señas le dicen el niño naranja, el pinocho cholulteca o simplemente José Juan.

Durante el tiempo que duró la feria, los comerciantes de carretas fueron desalojados, quitados de sus lugares, para instalar en su sitio las cantinas de feria. Ahora que ha terminado, al parecer, serán pocos los que regresen con dicha concesión, siempre y cuando "se pongan a mano" con la administración actual, la pregunta que se hacen los comerciantes es el motivo que lleva al alcalde a destruir sus fuentes de empleo y cuya inversión se realizó de acuerdo a las reglas establecidas por una administración cholulteca que apoyó su elección. 

Pero no es raro que el presidente se olvide de su palabra y de los acuerdos, puesto que si desafió y traicionó al gobernador, no se puede esperar menos hacia los humildes cholultecas, que ya se están cansando de sus abusos y piden a gritos lo hagan candidato a gobernador, al tal José Juan con el fin de que deje el cargo. O que simplemente Dante Delgado lo ponga en algún cargo nacional para que deje el puesto en Cholula a alguien que sea un buen presidente y no le siga pidiendo favores al gobernador para que no destituyan a su recomendado. Dicho sea de paso, negociación para que Movimiento Ciudadano postule a un candidato que le reduzca votos al PRI (esperando que algún desertor les haga el caldo gordo).

Pero los sueños duran hasta que se despierta, esperando que los cholultecas despierten de su letargo y docilidad y se armen de valor para sacar a sus malos gobernantes.


1 comentario:

Anónimo dijo...

Lo curioso y verdaderamente indignante es la falta de justicia que ejerce .... pone mano dura sobre algunos ... y a "otros" los deja libremente establecidos durante todo el año