viernes, junio 19, 2015

Antros

Niegan amparo a propietario de antro
2015 0619 | La Justicia Federal negó en primera instancia un amparo a favor de Alfredo Roqueñi Leal, propietario del centro nocturno Men´s Club Cartier, en San Pedro Cholula, con el cual pretendía reabrir el negocio que fue clausurado días antes de su inauguración, por presuntas irregularidades en su permiso para operar.

El secretario general del Ayuntamiento, Ignacio Molina Huerta explicó: “ellos solicitan un amparo, el amparo sirve para que se les respeten las garantías individuales y derechos humanos a las personas, en ese caso el derecho al trabajo es un derecho universal. En ese proceso ellos interponen un amparo para poder abrir su negocio, pero como el amparo tiene una utilidad pública y un centro nocturno con licencia de cabaret no es de utilidad pública como lo puede ser una tienda o alguna farmacia, entonces el juez de distrito tuvo a bien no otorgar la suspensión provisional”. De modo que se mantiene cerrado el lugar y con la negativa del ayuntamiento a que ocurra lo contrario. 

Con todo, el amparo sigue su curso y la comuna da seguimiento jurídico a las investigaciones. Con respecto a las indagatorias que realiza la Contraloría Municipal contra Carlos Bojalil Fragoso, director de Normatividad Comercial, por la presunta autorización ilegal para el funcionamiento del antro, dijo desconocer el estatus. El funcionario sigue trabajando en la dependencia. Como se recuerda, el refrendo de la licencia de funcionamiento, fechado el 19 de diciembre del 2014, contiene una leyenda que sostiene que el nombre original del negocio es “Bar La Banana”, con dirección en 12 Poniente 507 de San Pedro Cholula y cuyo dueño es Roqueñi Leal Clemente. En la parte trasera del documento, escrito a computadora y con la firma autógrafa del funcionario se anuncia el cambio de nombre del propietario, la nueva denominación del sitio y otra ubicación. De modo que el proceso continúa y no existe una fecha precisa en la cual podría darse una resolución. Cabe recordar que la clausura del establecimiento se dio con base en la falta de un permiso para derribo de una barda, no por las presuntas irregularidades en la documentación.

No hay comentarios.: