miércoles, agosto 27, 2014

Las expropiaciones y los expropiados en la zona arqueológica de las Cholulas, y no por razones de utilidad pública

14 de agosto de 2014
Publicado por Ana María Ashwell

En marzo de este año, cuando iniciábamos las denuncias sobre ese innecesario puente vial que destruyó patrimonio de los pueblos indígenas y de la nación en nuestra ciudad, el gobernador del estado, Rafael Moreno Valle, se paseaba del brazo de los alcaldes Leo Paisano y José Juan Espinosa (además de una visita posterior con la directora general del INAH y su amiga Teresa Franco) por nuestra zona arqueológica. La nota la recogieron dos periódicos locales y nadie prestó mucha atención. En esa visita de marzo el gobernador declaró que el objetivo de su visita era “impulsar el turismo en la región proyectando un macro parque temático en la zona de colindancia de las dos Cholulas”. Explicó a grandes zancadas de ignorante y comerciante que el proyecto comprendía lagos artificiales, chinampas y un circuito de corredores “preservando la riqueza cultural de la pirámide de Cholula y el Cerrito de los Remedios”. Anunció, asimismo, un tren turístico (que por lo visto se iba a detener en la tienda OXXO que actualmente es la antigua estación de tren), además de que ya estaba en camino la construcción del Museo Internacional del Barroco, que “proyectará a nivel nacional e internacional” a los cholultecas y que formaría parte de este macro parque temático.


Incluso dio el presupuesto para el tren turístico: 300 millones de pesos como inversión prelimar ya acordado el proyecto con la Secretaría Federal de Turismo la señora Claudia Massieu Salinas en su primera fase; y la segunda fase, es decir la construcción del parque “temático”, anunció, se iniciaría con presupuestos en colaboración con los dos ayuntamientos. Desde 1993 la zona colindante en la base del Tlachihualtepetl (la gran pirámide) esta declarada zona de protección patrimonial en el art. 8 párrafo 2ndo del Decreto de Zona de Monumentos Arqueológicos de Cholula del 24 de Noviembre de 1993. Decreto de ley que al gobernador Rafael Valle y a las autoridades complacientes que tiene en el INAH les importó poco cuando procedieron en ese mismo mes de marzo a destruir subsuelos con monumentos prehispánicos protegidos en la 12 Ote y Pte; es decir, en la colindancia de las dos Cholulas y a 500 metros del Tlachiualteptl.

Hubo al inicio cierto regateo de parte del alcalde (por el partido PAN) de San Andrés, Leo Paisano, por estos proyectos del gobernador no porque venía una monumental destrucción patrimonial en la base de la pirámide, sino porque venía una monumental expropiación de terrenos de su propia familia. Y empezaron las negociaciones a puertas cerradas en el INAH con los dos alcaldes porque las expropiaciones de terrenos en esa zona afectaban a una veintena de cholultecas y de las familias más antiguas de los barrios de las Cholulas (con la ventaja y alevosía que entre estas antiguas familias cholultecas propietarias de estos terrenos solo 15 en San Pedro Cholula tenían títulos catastrales en orden).

Para que el gobernador Rafael Moreno Valle pudiera construir el “parque temático” ya habiendo sometido al INAH solo requería (por causa de la ley de Expropiaciones para el Estado de Puebla –P.O. del jueves 24 de 2014– y por la ley de Protección y Conservación de Poblaciones Típicas y Bellezas Naturales que decretó el gobernador Manuel Bartlett –P.O. 9 de enero de 1996) el aval del cabildo de San Pedro Cholula. José Juan Espinosa (alcalde por el partido Movimiento Ciudadano) y la síndico Esperanza Estela Chilaca Muñoz en rápida sesión del día 4 de julio 2014 le entregaron este último acuerdo. Esta ya publicado en el P.O. del jueves 24 de julio de 2014 la Declaratoria de Utilidad Publica de los predios de esta familias cholultecas y nada más (o más bien nada menos) sobre la base de “estudios económicos, sociales y técnicos” avalados por un arquitecto de nombre Miguel ángel Balandra Jara, conocido militante panista de San Andrés Cholula.

Lo primero que debe quedar claro sobre los expropiados es que ellos desde 1993 reconocen que están en suelos patrimoniales de la zona arqueológica de la gran Cholollan y han cumplido con no construir ni afectar subsuelos arqueológicos. Algunas viviendas que se encuentran entre la 7 Oriente y la vía del ferrocarril o la Diagonal 2 Sur datan del periodo colonial y son de valor patrimonial y deben ser protegidas. Pero el decreto expropiatorio incluye sus viviendas coloniales y tierras ancestrales, mientras que el hotel Villas Arqueológicas (afectando una plataforma prehispánica) y la plaza comercial (calle 13 Oriente y 8 Sur) fueron clasificados como “hitos representativos de la ciudad” (ver “Estudio Económico, Social y Técnico: Parque de las 7 Culturas. Gobierno Municipal 2014–1018). Los propietarios para abandonar sus casas y terrenos piden participar en el desarrollo de esta zona o ser indemnizados si en verdad comprueban utilidad publica. Y si son indemnizados exigen sea en los términos económicos que recibieron amigos del gobernador Rafael Moreno Valle (como la familia del político panista Lorenzini del Balneario de San Juan), pero no en el monto y regateo insultante con que pretende José Juan Espinosa despojarles de sus viviendas y terrenos. Desde entonces se han amparado con un abogado y ciudadano que en Cholula es conocido por su honestidad y gracias a ese amparo José Juan Espinosa tuvo que hacer público el estudio que Balandra Jara dictamina que tiene “valor probatorio pleno” para justificar expropiaciones por utilidad pública (adjunto copia del estudio). Sin embargo, lo que ese “estudio”  demuestra es todo menos una justificación publica para proceder a expropiaciones de casas y terrenos de propiedad privada.

Es más, salvo las estadísticas bajadas de Inegi para abultarlo el informe “técnico” esta lleno de errores y disparates porque fue elaborado por personas (como Balandra Jara supongo) que no solo no conocen las Cholulas, sino que no saben de historia ni de redacción. El informe dice por ejemplo que en San Pedro Cholula hay ocho barrios; describe el “posclásico medio mesoamericano” entre los siglos XII y IV a.C; dice que la ciudad fue “denominada ciudad sagrada” en su época de mayor esplendor cuando esa designación se la dio un antropólogo del siglo XX Paul Kirchhoff; dice también que el “Mural de los Bebedores” está en los túneles de la gran pirámide y que a un costado ¡hay un templo dedicado a Quetzalcoátl! Y para otra perla mayor el informe también dice que el templo de la Virgen de los Remedios ¡fue construido en el siglo XVI!. Todo esto es simplemente invención por no decir mentiras..

¿Y de dónde se inventaron el nombre de la Plaza de las 7 Culturas?  ¿Acaso pueblos mayas o zapotecas o teotihuacanos o aztecas (un revoltijo de culturas de distintos horizontes culturales measoamericanos, además) poblaron la gran Cholollan? ¿No saben que esta ciudad fue la del comercio mesoamericano desde el sur y la costa del Golfo y que desarrolló su propia personalidad cultural, incluso en contra de Teotihuacan en la fase Cholulteca I, entre 800–900 d.C?

No vale ni la pena detenerse en los disparates en este informe que presentó José Juan Espinosa, porque es a todas luces solo manipulación y distorsión de la historia de la gran Cholollan. Pero obviamente no tiene la intención de ser veraz. Se trata simplemente de producir al vapor un documento para justificar despojar a los propietarios de sus casas y terrenos (algunos son principales de siete barrios antiguos de San Pedro Cholula) y no para el rescate, salvamento y reconstrucción de la zona arqueológica (la única utilidad pública que se puede argumentar), y todo para construir ¡una cancha de futbol! y un corredor temático de cultura cholulteca inventada a los pies del gran templo prehispánico, la gran pirámide de los pueblos antiguos de Cholollan. Estos políticos destructores del patrimonio cholulteca merecen nuestro repudio y nunca más deberíamos permitir que con nuestro voto ciudadano vuelvan a gobernar.

Otras publicaciones:
Puebla expropia tierras de ciudadanos sin permiso: INAH; ni siquiera notificó proyecto junto a la Pirámide de Cholula
27 de agosto de 2014

Ciudad de México, 27 de agosto (SinEmbargo).– El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) reveló que no ha otorgado al gobierno de Puebla los permisos para realizar obras en la zona de San Pedro y San Andrés Cholula, a pesar de que la administración del Gobernador Rafael Moreno Valle ya inició con los trabajos de expropiación de las tierras aledañas a la llamada Gran Pirámide, para construir el “Parque de las Siete Culturas”, que se ubicará en la zona de monumentos históricos que comparten ambos poblados.

El delegado del INAH en Puebla, Francisco Ortiz Pedraza, ratificó, en un oficio dirigido a los pobladores fechado el 7 de agosto, que no han recibido solicitud oficial para el desarrollo de un proyecto en la zona arqueológica de esa localidad. Y destacó que hasta ahora la institución no ha recibido información sobre el proyecto que tiene el Gobernador para construir la “Plaza de las Siete Culturas”, en terrenos aledaños a la Pirámide de Cholula.

El proyecto está considerado para desarrollarse en 21 hectáreas  —12 del lado de San Andrés y nueve por el lado de San Pedro—, también contempla la estación del tren turístico ferroviario, otro de los grandes proyectos anunciados por el mandatario estatal y que iría de la capital poblana a la zona arqueológica de Cholula, para el que requiere una cantidad de 300 millones de pesos.


Están tomadas en cuenta tres áreas deportivas, una por cada municipio y uno más se estaría ubicando en los límites. En los terrenos que serían expropiados con la nueva “Ley Eukid” también se adecuarían campos de flores, así como canales de agua y chinampas para adornar.

Sin embargo, Ortiz Pedraza señaló que durante un recorrido que realizó con autoridades municipales y estatales en la zona, “verbalmente se expresaron ideas para desarrollar obras en esos terrenos”.

“Aprovechamos la oportunidad para solicitar al mandatario, y así lo hicimos, la entrega de una copia del proyecto y, por supuesto, las gestiones ante el INAH para la autorización correspondiente, mismas que hasta la fecha no han sido entregadas”, detalló.

Ayer, autoridades del Ayuntamiento de San Andrés Cholula, acompañadas de policías estatales, hicieron efectiva la expropiación de al menos 17 predios, que se encuentran dentro de las 21 hectáreas donde se proyecta construir el parque temático.

De acuerdo con medios locales, habitantes afectados por la expropiación, como vecinos de la zona, retiraron algunas de las mallas que habían sido colocadas en los predios y retiraron las lonas colocadas por el gobierno del Ayuntamiento. Además de que impidieron que otras partes fueran cercadas.

Elementos de la Policías Estatal de Puebla resguardaron la zona, lo que fue calificado por pobladores como un atropello, quienes además se quejaron de que en el lugar las autoridades presentes no quisieron dialogar. Además cuestionaron la presencia de los uniformados, sí “supuestamente se trata de una acción legal”.

Algunas de las tierras expropiadas forman parte de un proceso de amparo con número 53003/2014 emitido por el Juzgado Sexto del estado de Puebla, y pese a ello, los terrenos fueron expropiados, ante la justificación de que “las actas ya habían sido notificadas y publicadas”.


Los habitantes de San Andrés y San Pedro Cholula se declararon en resistencia para evitar que este proyecto se lleve a cabo, pues consideran que lo que busca es convertir la zona arqueológica en un parque temático que desplazaría a los pobladores originarios de estas comunidades.

Por su parte, el gobierno de San Andrés Cholula informó que el decreto de expropiación realizado ayer, es la continuación del procedimiento iniciado el pasado 4 de julio con la emisión de la Declaratoria de Utilidad Pública sobre la superficie de esos terrenos.

Y destacó que los habitantes fueron debidamente notificados, además el municipio detalló que se han creado canales de comunicación abiertos, a fin de que los pobladores se han escuchados.

Precisó que “se han recibido todos y cada uno de sus escritos y demás documentos presentados”. Finalmente aseguró que se han garantizado a cabalidad el Derecho de Audiencia.

PROTESTAS

El pasado domingo, habitantes de estas comunidades realizaron una cadena humana en torno a la zona arqueológica de Cholula, en protesta ante la expropiación de terrenos en la zona.

El Círculo de defensa del territorio fue una protesta pacífica para exigir además claridad en los proyectos que se pretenden realizar en los terrenos que circundan la zona arqueológica.

Durante la protesta los pobladores rechazaron el proyecto de expropiación, en consignas y carteles aseguraron: ¡No nos moverán!, de acuerdo con medios locales.

Los manifestantes además piden que respeten las raíces culturales ancestrales y el valor patrimonial; y que se garantice que los habitantes de las Cholulas participen en la toma de decisiones sobre el territorio.

Con veladores en mano, los pobladores además realizaron una marcha donde también asistieron asociaciones civiles.

Los pobladores aseguran que de acuerdo a la información que las autoridades les han proporcionado, en los terrenos se pretende desarrollar un proyecto de parque temático. Para el cual ya se han emitido los decretos de expropiación de las tierras que pertenecen a los vecinos de San Pedro y San Andrés Cholula.

LEY DE EXPROPIACIÓN

El presidente de la Comisión de Gobernación y Puntos Constitucionales de Puebla, Eukid Castañón Herrera, presentó una reforma a la Ley de Expropiación, misma que fue aprobada el 13 de marzo por 34 diputados locales.

La legislación establece en su Artículo 5 Bis que dice:

“En los casos previstos en las fracciones I, II, VI, XII y XIV del artículo 2 de esta Ley, la Autoridad Expropiante podrá emitir la declaratoria de utilidad pública y decretar la expropiación. En estos casos, no será aplicable lo dispuesto en las fracciones III a VII del artículo 5 de esta Ley”.

Es decir, que si el gobierno pretende expropiar algún terreno por diversos motivos, podrá hacerlo sin notificación alguna ante los propietarios. Esto justificado bajo el “criterio jurisdiccional que la urgencia de una medida o de un acto a desarrollar dependen de que se justifique la inmediatez de su ejecución, y que las circunstancias hacen que no se pueda aguardar para que se lleve a cabo, porque de no hacerlo con tal prontitud, el agravio será irremediable”, indicaba la iniciativa.

Felipe Guzmán Osorio, de San Pedro Cholula, ciudadano que ha vivido 40 años a lado de la pirámide, acusó que les pretenden expropiar terrenos para construir el mega proyecto llamado “La Plaza de las Siete Culturas”.

Aseguró que “el Presidente Municipal de San Pedro Cholula nos mandó a traer, nos dijo que teníamos que venderle las tierras pero que no nos las pagaría a valor comercial. Estaba propuesto por 6.8 pesos el metro cuadrado, pero como era muy generoso nos iba a dar 100 pesos, que se lo tomáramos o de lo contrario de todos modos nos iba a expropiar. Como todos dijimos que no, nos empezamos a unir y ya después nos dijo ‘ya no es conmigo, ahora es con el gobierno del estado, yo me hago a un lado’. Todo esto pasa que nos hemos organizado, somos pocos, al rededor de 30 propietarios, la mayoría son terrenos, y existen tres casas históricas de más de 100 años, las cuales el INAH [Instituto Nacional de Antropología e Historia] no se ha parado, no se ha presentado, se le han hecho propuestas por escrito. Pero tiene a las autoridades compradas, federales o estatales, no vemos respuesta”, denunció.

“Él ha hecho sus leyes a su modo, apenas bajó el valor catastral 400 por ciento, dolosamente y nada más exclusivamente en la zona arqueológica donde pretende expropiar. No se lo bajó a todo Cholula, lo bajó nada más a la zona arqueológica cuando son terrenos históricos, casas históricas, de 400 y fracción que tenía el metro catastral, lo bajó a 104 pesos el metro. Lo que hizo fue sacar la ley, donde dice que las propiedades que son del gobierno las puede ceder o vender a un particular para poder tener empleos, pero quiere expropiarnos a un precio muy bajo para después vendérselos a los extranjeros porque ya en dos o tres ocasiones bajó en un helicóptero e iba con unos chinos”, dijo.

PRESIONES DE RMV

El investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) Bolfy Cottom, quien en el 2013 emprendió la cancelación del teleférico en Puebla cuando fungía como secretario técnico del INAH, señaló que ante las presiones que ejerce la administración estatal, es necesario que la dirección nacional de ese organismo respalde a su delegación en el estado para detener obras que atentan contra el patrimonio histórico.

Los proyectos que el investigador consideró que deben ser detenidos son el Distribuidor Vial de Cholula donde se han encontrado vestigios históricos, así como el “Parque de las Siete Culturas” en la misma zona, antes de que este se convierta en un hecho consumado por la expropiación de predios y emisión de licitaciones que se han hecho para el mismo.

No hay comentarios.: