miércoles, julio 09, 2014

Antropología e Historia

Invertirán 10 millones de pesos para rescate de la pirámide cholulteca
2014-07-09 | Con una inversión de 10 millones de pesos se pretende contrarrestar los efectos de la humedad en la pirámide mayor de la zona arqueológica, así lo anunció el delegado del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Francisco Ortíz Pedraza.

Los recursos se destinarán a prevenir riesgos de derrumbes internos en la estructura prehispánica de aproximadamente mil 600 años de antigüedad,
explicó. En entrevista con medios de comunicación de la capital poblana, el funcionario federal explicó
que los trabajos se enfocarán a la humedad que existe en las paredes en los túneles abiertos para la exploración de la pirámide y en sectores afectados por las filtraciones de agua que ha sufrido a lo largo del tiempo y durante las recientes temporadas de lluvias.

Hace un par de semanas, Nora Pérez, investigadora del Instituto de Física de la Universidad Nacional Autónoma de México dio a conocer su tesis de doctorado titulada Efecto de la composición y microestructura en las propiedades de los adobes prehispánicos que concluye que la gran pirámide de Cholula presenta un “estado de salud delicado”.


El estudio elaborado bajo la tutela de Lauro Bucio del Instituto de Física (IF), así como de Enrique Lima y Enrique Soto, del Instituto de Investigaciones en Materiales (IIM), busca generar conocimiento que ayude a la conservación de dicho edificio prehispánico.

Las investigaciones tuvieron la colaboración del arqueólogo Carlos Cedillo, administrador del sitio arqueológico de Cholula y de Dulce María Grimaldi, restauradora de los murales de Los Bebedores y Las Estrellas, ambos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Nora Pérez

El Tlachihualtépetl, palabra náhuatl que significa ‘cerro hecho a mano’ y en cuya cúspide se erige el santuario de Nuestra Señora de los Remedios fue edificado por los cholultecos entre los años 30 y 450 de esta era y es una de las obras de este tipo más grandes en el mundo.

El Tlachihualtépetl se edificó con un sistema de construcción de tierra conocido como adobe (bloques colocados como una pared). A diferencia de los ladrillos, éstos no están cocidos ni contienen paja, “pero sí piedras redondas, restos de cerámica y pedazos de obsidiana”, menciona Nora Pérez en su tesis de doctorado.

No hay comentarios.: