martes, agosto 13, 2013

Abuso de poder

Ex secretario privado de Lorenzini acusa a su antiguo jefe, desde el penal, de amenazas de muerte

 13/08/2013
 Publicado por Yadira Llaven Anzures / La Jornada de Oriente

Desde el penal de San Pedro Cholula, Osvaldo Sánchez Velásquez, ex secretario particular de Julio Lorenzini Rangel cuando el funcionario de primer nivel del gobierno morenovallista fungía como diputado local, acusó al hoy secretario de Desarrollo Rural, Sustentabilidad y Ordenamiento Territorial de abuso de autoridad, hostigamiento y amenazas de muerte.

Los señalamientos se realizaron a través de una carta que escribió desde el reclusorio, con su puño y letra –la cual entregó a La Jornada de Oriente– donde relata en cinco hojas de cuaderno, escritas en ambas caras, que teme por su vida y la de su familia, ya que Lorenzini Rangel “tiró línea” para que lo refundan 10 años en la cárcel por un delito que no cometió.

La carta fue entregada por Paulina Nava Lobato, esposa del interno, y sus dos hijos Ana Silvia y Luis Alfonso Sánchez Nava, quienes fueron amenazados por el propio Lorenzini de ser encarcelados, cuando todavía eran menores de edad, si seguían indagando sobre sus negocios.

En la carta, Osvaldo Sánchez enumera las irregularidades que Lorenzini le obligó a realizar a cambio de no matar a su familia.

Las actividades ilícitas que efectuó el ex trabajador, quien fue acusado de extorsión, van desde quemar las despensas que envió Sedesol a Puebla, para comunidades de extrema pobreza, las cuales fueron encontradas en el Balneario El Cristo, de la familia de Lorenzini, hasta tirar miles de litros de leche a los que no pudieron quitar el logotipo del frasco que envió el gobierno federal, y los cuales serían entregados en Cholula.

Esto sin contar el desvío de recursos y juguetes que entregó la Fundación Telmex al DIF del estado, que empleó Lorenzini para comenzar su campaña proselitista en la búsqueda de la alcaldía cholulteca, la cual nunca se dio.

La carta está fechada con el 9 de agosto de 2012, a un año y dos meses de la reclusión de Osvaldo Sánchez Velásquez, quien  fue recluido el pasado 11 de julio de 2012, en el penal de Cholula, acusado supuestamente del delito de extorsión contra el político, sin que a la fecha haya sentencia de su caso ni pruebas que acrediten su culpabilidad.

En febrero de este año el Juzgado Cuarto de Distrito determinó sobre el expediente 1861/2012 que la justicia lo ampara y protege en contra de los actos reclamados a las autoridades responsables, es decir, en contra del auto de formal prisión del 15 de noviembre de 2012 que se dictó en el procedimiento 244/2012. A pesar de que la autoridad federal dejó insubsistente el auto de formal prisión, se ordenó al Juez de lo Penal de Cholula que tome en cuenta las pruebas presentadas por el procesado para emitir una nueva sentencia, que lo exonere o ratifique de la condena.

Antes de ser encarcelado Osvaldo Sánchez estuvo desaparecido por tres días, cuando fue secuestrado por un grupo de personas que trabaja para Julio Lorenzini, entre ellos Horacio Camarillo, a quien reconoció por su voz, denunció el mismo afectado.

Narró que actualmente se encuentra vivo porque sus hijos acudieron a una televisora local en Puebla para exponer el caso de su padre, obligando con ello a la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJ) a informar sobre el paradero de Sánchez Velásquez, a quien durante este tiempo torturaron, golpearon y obligaron a firmar documentos con los ojos vendados, donde se declaró culpable del delito de extorsión por 7 mil pesos.

En el escrito también expuso que el dinero que pidió a Julio Lorenzini que le pagara fue de 7 mil 800 pesos, producto de una caja de ahorro que maneja el político entre sus trabajadores, que le serviría para inscribir a sus hijos a un nuevo ciclo escolar.

No obstante, argumentó que la “venganza” de Lorenzini Rangel se dio porque Osvaldo Sánchez renunció 15 días antes a su cargo de secretario particular del entonces diputado local, porque ya no estaba de acuerdo con “las cochinadas” que venía efectuando el servidor público.

“De todo esto el que pagaría los platos rotos soy yo y no él; por mi familia me salí” se lee en uno de los párrafos.



“Mi papá es preso político”



“Mi papá es un preso político del actual gobierno; sabe muchas cosas sucias de Julio Lorenzini que nunca nos contó a nosotros para no comprometernos”, reprochó Ana Silvia, hija del interno, a la hora de entregar la carta.

La joven de 18 años de edad hoy se quedó sin estudios a consecuencia de la detención de su padre; su familia ha invertido el patrimonio conformado por 20 años para buscar su libertad.

Ana Silvia y su hermano Luis  iniciaron en julio de 2012 la búsqueda de su padre, Osvaldo Sánchez, en redes sociales, medios de comunicación y autoridades judiciales, hasta que finalmente el gobierno admitió que había sido detenido por un delito fabricado.

Hoy la familia se mantiene unida, a pesar de que todos viven con familiares diferentes para su protección, y exige al gobierno estatal que se haga justicia.

Fuente:

No hay comentarios.: