viernes, noviembre 16, 2012

Religión



Aprueba INAH plan para restaurar imagen dañada de Cholula

2012-11-16 | Cholula, Pue.- El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) aprobó el proyecto para restaurar la imagen de la Virgen de Guadalupe
de la Capilla de Naturales de San Pedro Cholula, la cual prácticamente quedó destrozada después de ser intervenida por un falso restaurador.

El mayordomo de la junta auxiliar de San Matías Cocoyotla, Martín Hernández, contrató a una persona sin experiencia en arte sacro con el fin de restaurar la escultura de siglo XVIII, lo que provocó que se perdieran los colores originales, rasgos e, incluso, accesorios, como anillos y aretes de oro.

Rafael Amador Tapia Zúñiga, vicario general de la Arquidiócesis de Puebla y párroco del templo de San Pedro Cholula, refirió que cuando supo de este problema avisó al INAH para que hicieran una inspección a la imagen y los asesoraran para deslindar responsabilidades.

"El mayordomo dijo que había actuado de buena fe, lo malo es que no pidió permiso, ni contrató a un restaurador", dijo Tapia Zúñiga.

La dependencia federal concluyó que la imagen había sufrido un daño irreparable por retoques sin la técnica especializada, sobre todo porque no se respetaron las tallas. Se perdieron detalles en pie y cabello, como también el efecto de movimiento en las telas, el cual se transformó en un bulto nada natural.

Tapia Zúñiga recordó que esta no es la primera intervención a la imagen, "en otros años, otros mayordomos, también le han dado mantenimiento, pero la intervención de este año fue drástica".

Entre 1989 y este 2012, la Virgen de Guadalupe ha recibido mantenimiento en 10 ocasiones: la túnica se ha pintado de rojo y guinda; pero esta vez destaca por el rosa; el manto, siempre azul, se volvió verde, y la cara perdió sus rasgos originales, incluso, la forma de las manos también cambió.

Según las tradiciones de Cholula, cada uno de los 10 barrios tiene la posibilidad de albergar a la Virgen durante un año y en esta ocasión tocó turno a Cocoyotla, por lo que la imagen sigue a resguardo del mayordomo Martín Hernández, quien la tiene en su casa, donde su esposa Adelfa Cocone, insiste que nunca actuaron de mala fe.

En número 4747 de la calle Benito Juárez está la casa del mayordomo, el inmueble de color naranja y amarillo destaca por sus primeros cuartos, los mejor construidos, donde la imagen tiene a sus espaldas una bandera tricolor sin escudo nacional. Unas cortinas asemejan un telón.

Alrededor de la Virgen de Guadalupe hay flores diversas, de las cuales sobresalen los colores rosa y blanco. Globos en verde, blanco y rojo, contrastan con otros platinados inflados con helio. A la distancia, no faltan las veladoras. A su izquierda otra imagen vestida de blanco, a su derecha una cruz de madera. Entre las plantas, no faltan figuras religiosas.

Esta copia de "la madre de los mexicanos" no está en el inventario de bienes históricos elaborado por el INAH, debido a que prácticamente todo el año está en los barrios y casi nunca en su capilla.

Con tres siglos a cuestas, la escultura espera el inicio de su restauración, la cual ha sido autorizada por el INAH y costará 70 mil pesos, según Tapia Zúñiga, quien comentó que Martín Hernández está dispuesto a cubrir con todos los gastos; sin embargo, reconoció que la imagen no volverá a su estado original.

Este caso local fue comparado con la historia del Ecce Homo de Borja, en Zaragoza, España, donde una anciana trató de darle un ‘retoque’ a la obra del siglo XIX de Elías García Martínez, sin pedir permiso, ni consultar a alguien, y sólo provocó la pérdida completa de las formas del dibujo y los rasgos individuales del rostro divino resguardado en el templo ibérico del Santuario de la Misericordia.


Restauración daña escultura del siglo XVIII

2012-11-13 | Cholula.- Una restauración “demasiado invasiva” y “poco respetuosa” hecha a la escultura del siglo XVIII de la virgen de Guadalupe en la Capilla Real de Naturales, del municipio de San Pedro Cholula, destruyó de forma irreversible a la imagen, reveló un dictamen del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en Puebla.


Durante los primeros meses del 2012, a propuesta del mayordomo de Cocoyotla, Martín Hernández Cóyotl, fue retocada la imagen que encabeza las procesiones y que es considerada milagrosa, debido a que mostraba deterioro en diversas secciones.

Sin embargo el 13 de mayo, durante las fiestas del pueblo o altepeihuitl, feligreses observaron cambios en los rasgos característicos del rostro, manos y tamaño de la Virgen, además que no contaba con sus anillos ni aretes de oro.

La molestia de los vecinos agrupados en la Asociación Circulares, Principales y Mayordomos de San Pedro Cholula, por la restauración y la presunción de que la imagen hubiera sido cambiada, originó que el INAH realizara un peritaje a la escultura en el mes de junio, a fin de evitar un conflicto religioso mayor.

No existe posibilidad de restaurarla
Elisa del Carmen Ávila Rivera, integrante de la sección de Restauración del Centro INAH Puebla, descartó en primer lugar que la escultura original hubiera sido suplantada por una mala copia y con esto se consumara una nueva modalidad de robo de arte sacro. La pieza es original y sobre ella se hicieron retoques sin ninguna técnica especializada.

Para la especialista, el daño es tal que ahora no existe posibilidad de restaurarla.
“Considero que por el tipo de daño sufrido no es posible recuperar lo perdido. Tal vez sea posible tratar de copiar el aspecto que tenía y, a través de técnicas de decoración más apegadas a las empleadas en la época de la colonia, se pudiera ‘reproducir’ el acabado que tenía este objeto antes de su intervención”, revela el documento elaborado el 15 de junio de 2012 y que fue obtenido a través de una solicitud de transparencia.

De forma previa ya había sido retocada
La escultura de madera tallada del siglo XVIII representa el cuerpo completo de la Virgen de Guadalupe parada sobre una luna, sostiene un querubín con los brazos abiertos, tiene un manto con estrellas metálicas clavadas, porta una corona y está rodeada de un resplandor dorado, hecho de láminas de oro.

La especialista describe que “sin saber exactamente en qué año, después de 1986 esta imagen fue repintada por completo, modificando la decoración de la vestimenta ocultando el estofado; el tono de la piel también cambió a un color claro, es decir la Virgen dejó de ser morena. Esta decoración nueva que, por las fotografías se reporta a partir de 2002, se mantiene hasta el año 2012 cuando la imagen sufre una nueva modificación”, refiere.

“En cuanto a la decoración, analicé los restos de base de preparación y capa pictórica que dejó el decorador en la casa del mayordomo al momento de realizar la intervención y encontré que en los pequeños fragmentos se puede observar la base de preparación y diferentes capas de decoración sobrepuestas.

“Es importante mencionar que se observan fragmentos con láminas metálicas de oro y plata y las zonas con polvo de oro con barniz o purpurina. En un fragmento observé que, en lugar de base de preparación de ‘blanco de España’ y cola, tenía una preparación a base de resina sintética, la cual me indica la o las intervenciones anteriores al año 2012.

“Encontré un fragmento que no sólo eliminó base de preparación y decoración sino que también eliminó parte de la madera”, dice el dictamen.

Al aplicar capas de base de preparación, se cambiaron los volúmenes y el tamaño de la pieza, modificándose la expresión del rostro, la forma de la boca y las manos.

“En la intervención del 2012 no se tuvo el cuidado de mantener la forma de las tallas, dando como resultado zonas en donde el detalle se perdió —tales como el pie y el cabello—. El efecto del movimiento y volumen que se trataba de dar a las telas de la vestimenta con el fin de darle realismo desapareció por completo, quedando un efecto abultado y poco natural.”

Para Elisa del Carmen Ávila Rivera lo peor fue la laca moderna aplicada en la escultura, que le dio un acabado demasiado brillante y disolvió los volúmenes y detalles.

“Esta intervención tan invasiva no solucionó problemáticas que presentaba la escultura, sobre todo en el resplandor, donde los ensambles que unen este elemento al cuerpo de la Virgen no fueron corregidos, quedando salidos y los tornillos están desprendiéndose. Por otro lado, la luna de metal fue limpiada, quedando áreas con raspones donde existe un alto riego de que la corrosión se desarrolle”.

Un conflicto religioso latente
La restauración de la escultura propuesta por el mayordomo de San Matías Cocoyotla, Martín Hernández, generó un conflicto entre los feligreses de Cholula, al detectar que cambiaron los rasgos característicos del rostro, manos y tamaño de la Virgen.

Los barrios decidieron resolver pacíficamente la diferencia y no denunciar al INAH ni penalmente a Martín Hernández por el delito de daño al patrimonio cultural, por lo que pidieron la recuperación de la imagen original.


IFAI: los documentos INAH no son confidenciales
El Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (IFAI) obligó al INAH a transparentar el dictamen que había calificado como “confidencial” en una primera instancia, reservando su contenido por considerar que presentaba un riesgo para la gobernabilidad de un pueblo.

Fue así que después de resolver un recurso de revisión, los integrantes del organismo obligaron al instituto a entregar finalmente el documento.



No hay comentarios.: