lunes, diciembre 05, 2011

Director del CERESO si notificó a Secretario


Según oficio DCRSRCH/SA/121/2011, llegó a las manos de Ardelio Vargas, vía la Oficialía de Partes de la SSP, siete días después, es decir, el 14 de junio de 2011; sin embargo, el secretario, por alguna razón inexplicable, no realizó ningún operativo de revisión al interior del Cereso de Cholula, tal y como se le pedía.
Mediante un documento fechado el 7 de junio de 2011, el director del CERESO de Cholula,  Jorge Daniel Martínez Casco, solicitó al secretario de Seguridad Pública (SSP) del gobierno del estado, Ardelio Vargas Fosado, es legal, administrativa y políticamente, el principal responsable de la fuga de 11 reos, entre ellos de alta peligrosidad, por negarse a trasladarlos a un penal de más seguridad cuando el entonces director del Cereso de Cholula, se lo pidió expresamente -y por escrito- hace casi ocho meses.

“… es de suma importancia para el suscrito mantener el orden y la estabilidad del Centro Penitenciario a fin de garantizar el orden público, la protección y seguridad de los habitantes de este municipio; así como salvaguardar la integridad física del personal operativo y administrativo y de la misma población interna y sus visitas”, le escribió Martínez Casco al secretario de Seguridad Pública y añadió por ese motivo, “me permito solicitar a usted de la manera más atenta, se sirva girar sus apreciables instrucciones a quien corresponda, para que en coordinación con las instancias correspondientes se realice un operativo de revisión, detección y aseguramiento de todos y cada uno de los elementos enunciados en el artículo 150 del Reglamento Interior para los Establecimientos de Reclusión del Estado... No omito manifestarle que mi petición obedece a que me encuentro limitado de personal de seguridad y custodia, aunado a la falta de equipo de tecnología de punta que pueda reforzar el procedimiento de revisión de las personas que ingresan a este Centro Penitenciario…”.
Este documento evidencia la falta de responsabilidad en la atención y administración de los Cntros de Reinserción Social, que de haberse actuado con prontitud y eficiencia, además de responsabilidad, pudo haber prevenido que los reos más peligrosos del penal accedieran no sólo a drogas, sino al arma de fuego, las llaves de las celdas, la herramienta sofisticada y el equipo de radiocomunicación que finalmente obtuvieron.

En cuanto a la peligrosidad de los reos que se fugaron, el director del CERESO informó y solicitó su traslado a un reclusorio con mayores medidas de seguridad, a lo que el responsable de la Seguridad Pública en el Estado, hizo caso omiso, es decir, no cumplió con su función que el gobernador del Estado le confió, como es evidente en el oficio que obra en su poder:








No hay comentarios.: