domingo, octubre 30, 2011

Y el Halloween viene de …



Por Estefanía Hernández / UDLAP

Derivada de la expresión inglesa “All Hallows´ Eve” que significa “Víspera de Todos Santos”, Halloweense ha convertido en una celebración emblemática de países anglosajones principalmente Estados Unidos, Canadá, Reino Unido e Irlanda, aunque la fuerte influencia americana ha hecho que la celebración se expanda a otros países occidentales.

Halloween tuvo sus orígenes en la festividad céltica conocida como Samhain, que deriva del irlandés antiguo, que significa fin del verano. Esta celebración se consideraba el final de la temporada de cosecha y también se le conocía como el “Año Nuevo Celta”, ya que comenzaba con la estación oscura y era a finales de octubre y principios de noviembre.

Los antiguos celtas pensaban que había una línea que enlazaba este mundo con el Otro Mundo y que se estrechaba con la llegada del Samhain, la cual permitía que los espíritus cruzaran al mundo de los vivos. Los familiares se reunían y les daban la bienvenida a aquellos ancestros que ya no se encontraban vivos y trataban de alejar a aquellos espíritus malignos. Se cree que el uso de trajes y máscaras se debía a la imitación de los espíritus malignos para evitar ser dañados.

Pero no fue hasta 1840 que esta festividad llegó a los Estados Unidos y que permanecería para siempre; en 1921, la celebración de Halloweense hizo masivamente con el primer desfile organizado en Minnesota. La internalización de esta festividad se produjo a finales de los años 70 y principios de los 80 gracias al cine y series de televisión.

Dentro de las costumbres o tradiciones de esta fiesta, las más conocidas son la de “Trick or Treat” (truco o dulce/trato), así como los Jack-o´-lanterns. El Trick or Treat era originalmente una leyenda céltica en el cual todos los espíritus eran libres de vagar por la Tierra en la noche de Halloween, entre ellos un espíritu malévolo que andaba de casa en casa pidiendo, tal y como dice la tradición, truco o trato. La leyenda cuenta que siempre era mejor pedir trato, sin importar lo que fuera, o al contrario el espíritu maligno les haría un truco en el cual injuriaría la casa y sus habitantes con toda clase de maldiciones. Como consecuencia surgió la idea de crear calabazas en formas horrendas (Jack-o´-lantern) para alejar a este espectro. Hoy en día la costumbre consiste más en los niños disfrazados, recorriendo de calle en calle y puerta en puerta pidiendo dulces con la frase Trick or Treat. Si los adultos les dan dulces es que han aceptado el trato, y si es que no, entonces prepárense para recibir una pequeña broma por parte de los niños.

La tradición de tallar una calabaza hueca que pareciera tener una cara tenebrosa y colocar una vela adentro de ella, mejor conocida como Jack-o´-lantern, se debió a la llegada de los inmigrantes irlandeses, y también deriva de una leyenda céltica. Se dice que Jack “El Tacaño” era un granjero que tenía una reputación tan malvada que hasta el mismo Diablo sentía competencia. Tras el rumor de que el Diablo tenía competencia, este se disfrazó de un hombre normal y llego al pueblo donde habitaba Jack, tras encontrarlo, se pusieron a beber por largas horas y reveló su verdadera identidad al ver que Jack realmente era una persona maléfica. El Diablo entonces le reveló que había venido para llevárselo y hacerle pagar por todos sus pecados, pero Jack le pidió pidiera una ronda más de bebidas antes de retirarse. Al finalizar, ninguno de los dos tenía dinero para pagar, así que Jack retó al Diablo en convertirse en una moneda para pagar y así demostrar sus poderes, el aceptó, entonces Jack metió la moneda en su bolsillo junto con un crucifijo de plata. Al ver que no podía salir, el Diablo le ordenó al granjero que lo dejara libre, él le dijo que sí lo haría pero únicamente con la condición de que se regresaría al infierno y no lo molestaría por diez años. El Diablo accedió y Jack se libró.

Al morir (antes de que se cumplieran los diez años), Jack se preparaba para entrar al Cielo, pero fue detenido en las puertas de San Pedro, quien le impidió el paso por todas las atrocidades que había cometido y fue enviado al infierno. Al llegar al infierno, también fue rechazado ya que aún no se cumplía el trato que había hecho con el Diablo. El Diablo lo condenó a vagar entre los reinos del bien y del mal, con un nabo hueco con carbón ardiendo dentro como la única luz que alumbraría su vagar. Fue con esta leyenda que hoy en día, se decoran las calabazas en la celebración de Halloween.
Muchos de nosotros, celebramos Halloween realizando fiestas de disfraces, decorando con calabazas y quizá hasta salimos a pedir dulces mientras fuimos niños, pero rara vez nos preguntamos de donde vino todo este tipo de celebraciones.

Entonces ¿Halloween o Día de Muertos?… ¿por qué no los 2?

No hay comentarios.: